Durante los días martes y miércoles pasado en Buenos Aires, el Consejo Argentino de la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras (RHRAP) participó del segundo taller para la elaboración colectiva del Plan Nacional para la Conservación de las Aves Playeras en Argentina, con representantes de agencias gubernamentales nacionales y provinciales, especialistas, ONGs, universidades y centros de investigación. Se trató de una convocatoria conjunta entre la Secretaría de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Aves Argentinas, Fundación Humedales/Wetlands International y la Oficina Ejecutiva de la RHRAP.

Durante el taller se trabajó en el desarrollo de cinco objetivos, se definieron estrategias y se propusieron acciones que permitan la conservación efectiva de este singular grupo de aves y sus hábitats. En estos encuentros, se procura aumentar el conocimiento para una mejor toma de decisiones, la protección efectiva y resguardo de sitios importantes, la implementación de buenas prácticas en el desarrollo de actividades productivas que beneficien conservación, fortalecer gestión y buena gobernanza e involucrar a la comunidad en los procesos de conservación.

El Consejo Argentino de la RHRAP, representa a nueve sitios prioritarios para su conservación en nuestro país, que se distribuyen desde Tierra del Fuego hasta Jujuy, desde la costa atlántica y pampas hasta los altos Andes, entre los cuales se encuentra el estuario del río Gallegos, representado por la Mg Silvia Ferrari, docente investigadora de la Unidad Académica Río Gallegos de la UNPA y el Lic. Germán Montero referente de la Asociación Ambiente Sur. El Consejo, comparte experiencias de gestión de las distintas áreas y especies, generando información para las decisiones de manejo y articulando acciones conjuntas a lo largo y ancho del  territorio argentino.

En la Argentina se han registrado un total de 61 especies de aves playeras. De estas, 25 son especies residentes, 23 son migratorias neárticas, y 13 son accidentales o con registros históricos. Están distribuidas en todo el territorio argentino, desde los humedales altoandinos en el norte, hasta el extremo sur en la Patagonia. Gran parte de estas especies son migratorias, emprendiendo viajes desde Tundra ártica hasta nuestras playas o la estepa patagónica. 

La presencia de chorlos, becasinas, playeritos, teros y agachonas (este último un grupo exclusivamente sudamericano indica condiciones ambientales saludables en los sitios y hábitats que usan en Argentina. Cabe mencionar además que nuestro país es un punto clave en la ruta migratoria del Atlántico.

Estas aves nos conectan con distintas culturas, distintos países y diversos biomas que unen en los grandes viajes migratorios que realizan año a año, muchas de ellas utilizando exactamente los mismos sitios para cría, alimentación y descanso en las mismas épocas para cada lugar.

 

El Plan Nacional para la Conservación de Aves Playeras genera un marco nacional para guiar y alinear esfuerzos de los diversos actores y sectores; sean públicos, privados, academia y sociedad civil, buscando aumentar y fortalecer la capacidad de acción en conservación de las aves playeras, tanto a nivel nacional, provincial y local.

0
0
0
s2smodern

Campus Playlist